La Casa de Bernarda Alba, nueva lectura.
Escrito por Ángela Calvo Blázquez    Miércoles, 29 de Enero de 2020 00:17    Imprimir

Día 15 de enero, el club de fácil lectura "Amigas y Conocidas" de la Biblioteca celebraron una nueva sesión de lectura con el primer grupo del club. La casa de Bernarda Alba es la nueva historia que nos hará disfrutar claramente.

https://1.bp.blogspot.com/-5UdvU2Q2S4o/XitaCWfBpwI/AAAAAAAAFPA/TZ29JQa_dOYmdhcRFbJQQEGhTQaaRRyswCLcBGAsYHQ/s1600/41xA5IovDbL._SR600%252C315_PIWhiteStrip%252CBottomLeft%252C0%252C35_PIAmznPrime%252CBottomLeft%252C0%252C-5_SCLZZZZZZZ_.jpg

No faltó nadie a la cita de lectura y fueron muchas las impresiones que coincidieron en que teníamos otra obra de teatro a la vista.

https://1.bp.blogspot.com/-6sOk-0v5S78/XitbKoPrOcI/AAAAAAAAFPI/IW6I2vAjCo8g-qQE6cl1Wp7O0w37J13_QCLcBGAsYHQ/s1600/WhatsApp%2BImage%2B2020-01-15%2Bat%2B18.53.26%25282%2529.jpeg

Recordamos las distintas representaciones que afortunadamente se han realizado tanto en televisión como la versión representada en nuestro pueblo. Habría que adaptarla, y por supuesto trabajaríamos para sacarla adelante.

En primer lugar se leyó la pequeña biografía de Federico García Lorca, un repaso por su vida personal, política y literaria. Una parte de la trágica historia de España donde se acabó con la vida de Lorca y con todos los proyectos pendientes de realizar. Uno de ellos y de los últimos terminados es el que citamos y que con ilusión nuevamente comenzamos.

1.Las criadas

 Las criadas esperaban que Bernarda y sus hijas regresaran de la Iglesia donde se había celebrado el entierro de su marido Antonio Benavides. Aprovecharon la ausencia de Bernarda para comer y charlar un rato aunque sabían de sobra que deberían tener todo reluciente para su llegada. Poncia una de las criadas, confesó el poco cariño que sentía hacia Bernarda, que si no fuera porque sus hijos trabajaban sus tierras, se marcharía de la casa.

https://1.bp.blogspot.com/-NA9SqNI9i-0/XjCtt9Aa5vI/AAAAAAAAFPQ/1wDy0Ut-xv0Ia8J11WkPCctPJrcp2HYhgCLcBGAsYHQ/s1600/WhatsApp%2BImage%2B2020-01-15%2Bat%2B18.39.14%25281%2529.jpeg

2.Bernarda

Una de las criadas hablaba y hablaba, no muy bien de la casa, cuando de pronto vio como entraban las vecinas en la sala. Entonces empezó a fingir y lamentarse por la pérdida de Antonio Benavides. Una voz imponente interrumpió diciendo- Silencio!. Era Bernarda que con gran desprecio invitó a la criada que se retirase y a las vecinas y a sus hijas que se sentasen. Les invitó a una limonada. Durante unos minutos de conversación sobre los hombres que asistieron al entierro, Bernarda no consintió que se hablara de cosas que podrían afectar a sus hijas en público. Así que oraron por el difunto y se retiraron.

https://1.bp.blogspot.com/-0hUuIMLWh4I/XjCwyfpJh7I/AAAAAAAAFPY/zke8desvy_MXUHVbauUGWo9pwraT0ZLowCLcBGAsYHQ/s1600/WhatsApp%2BImage%2B2020-01-15%2Bat%2B18.53.27%25281%2529.jpeg

3.El luto.

Ya a solas en la casa, Poncia le dio una bolsita a Bernarda con el dinero que los hombres habían reunido para pagar la misa de su marido. Bernarda le pidió que saliera al patio, les diera una copa de licor y se aseguraba de que no entraran en la casa. Aunque la dijeron que mucha gente había acudido a dar el pésame, no lo agradeció, pues pensaba que solo habían ido a fisgar y luego criticar.

La madre reunió a las hijas y les advirtió que durante los ocho años que durara el luto, no quería verlas salir de la casa. Que podían empezar a coser el ajuar. Magdalena replicó los consejos de la madre pero no les sirvieron pues Bernarda se impuso y les recordó que ante la ausencia del padre en la casa mandaría ella.

https://1.bp.blogspot.com/-8vjOoTcDKuo/XjC0SVEryqI/AAAAAAAAFPg/z0ghvEzGeH87W837k73d5q2-Yy4xEAqMQCLcBGAsYHQ/s1600/WhatsApp%2BImage%2B2020-01-15%2Bat%2B18.53.27%25282%2529.jpeg

4.Los hombres del patio

Angustias, una de las hijas llevaba sin aparecer un rato y la madre preguntó por ella, al saber por Adela, que había salido a mirar las gallinas y que estaba mirando por la rendija de la puerta, montó en cólera y comenzó a llamarla. Asustada se presentó y le reprochó si veía bien perseguir a un hombre el día del entierro de su padre. Angustias lo negó y Bernarda le plantó un buena bofetada. Poncia oyó los gritos y entró en la habitación para mediar y calmarla.

https://1.bp.blogspot.com/-6VojrHkCgGM/XjC2ZMO-10I/AAAAAAAAFPo/Ny4CDjyOUQs5NH6TcNzDKTxfZ0tx94FsQCLcBGAsYHQ/s1600/WhatsApp%2BImage%2B2020-01-15%2Bat%2B18.53.28%25281%2529.jpeg

5.Malas lenguas

Una vez a solas, Poncia trató de justificar a Angustias. Esta le explicó a Bernarda que lo único que quería saber era lo que decían los hombres. Bernarda quiso saber lo que hablaban y por lo visto hablaban de Paca una vecina a la que se habían llevado al monte. Que al regresar volvió con todo el pelo suelto y una corona de flores. Según Bernarda era una forastera desvergonzada y que además los hombres con los que se fue tampoco eran del pueblo aunque les gustaba verlo según Bernarda.

https://1.bp.blogspot.com/-2sSmmOP1sl8/XjC4XKD4HoI/AAAAAAAAFPw/2o0dcQ6QGs8CJyPZZKe7Uvjlj_9hP6xegCLcBGAsYHQ/s1600/WhatsApp%2BImage%2B2020-01-15%2Bat%2B18.53.28%25283%2529.jpeg

Poncia añadió que se habían dicho más cosas pero que le daba vergüenza decirlo. Bernarda enfureció porque quería que sus hijas trataran solo con gente de su clase. Poncia sabía que presumían de lo que no tenían.

6.Las hermanas

Amelia y Martirio hablaban de Adelaida, una vecina que no había ido a darlas el pésame. Por lo visto no la dejó el novio y las hermanas pensaron que para ese viaje no querían novio ninguno. Magdalena se unió y les comentó el chisme que circulaba por el pueblo. Resultó que Pepe el romano se quería casar con Angustias. Todas lo veían bien menos Magdalena que suponía venía a por el dinero.  A Adela no le convencía lo del luto y en cuanto las criadas les dijeron que Pepe el romano se acercaba por la calle, salieron a mirar. Adela se fue a la habitación para mirar también.

https://1.bp.blogspot.com/-UtiRMDyM2Yc/XjC8RL_v9mI/AAAAAAAAFP4/JTPasuklFKcPd1_HE5nF6OOCfyJMfAKzQCLcBGAsYHQ/s1600/WhatsApp%2BImage%2B2020-01-15%2Bat%2B18.53.28%25282%2529.jpeg

Y aquí se dejó la lectura hasta la próxima sesión.